Me despedí del amor

Ayer,

          me desprendí,

 del último gajo que me quedaba de amor.

Ayer,

           Intente,

                        morir en ella,

ahogarme,

y…

chupe mi asfixia.

Ayer,

mi pecho,

                me succiono el aire

y mi corazón saltó.

No pude calmar mis ojos,

no pude hacer muelles o cubrirlos,

se rompieron tanto,

que me llovieron vidrios.

Y una niña salió de ahí,

una que también se lanzó.

Ayer, entendí porque vivía

ayer volví a sentir que moría.

Ayer,

          se me acabó el suspiro,

           y aspiré lo que pude.

Ayer despegó noviembre,

y se fue septiembre

, también,

Abril fue mi puente.

Desnude ese lugarcito,

que nos hace,

ocultarnos de día

y despertarnos de noche.

Me detuve un instante,

recorrí el mundo,

agarré un bote,

me senté,

te escuche sonrojarte.

Ayer,

la glándula, a solas,

me delató.

Maldita sea!,

caudal en vigilia.

Una belleza,

murió dulce. 

Estuve muda,

                       llamé al cosmos,

escale,  irremediablemente,

no eras tú y ni siquiera él,

no era io ni tampoco ella.

Ayer, te miré

espere 5 mil años

mis venas descarrilaron,

algún duende brincaba.

Morí, viví y solté,

El último gajo de amor.

Ayer,

         abrace tu beso,

sentí tus cuerdas,

abrigue tu tiempo,

brillo tu boca,

Y…

apague el mundo,

chupe tus colores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *