Kantuta

Kantuta, es habitarte toda vez que cruzo esa ch´aski oblicua.

Me convierto en habitante-habitual- que se aloja en tu ventanal.

Cierro la portada del aguayo y vos deslizas la cortina de papel.

Me inventas formulas de vuelo y esa hoja esta por caer.

Te intento explicar el origen de mi apellido,

Y no hay concepto alguno que impida acercarte.

Al segundo desliz te ríes y solo miro los pies.

Navego ahí, si, justo ahí.

Dibujo esa forma espiral que aparece,

y mi cuerpo danza ese compás.

Camino por los bordes de tu geografía voraz,

tus manos, simultáneamente, hacen barricada

cuando saboreo –curiosamente- aquello que te inquieta.

Un mordisquito y decido alojarme en tu persiana.

Gemido de coros acarician tus amapolas.

Me reinvento migrante,

y te hilas-de-hilarte

en los márgenes de mi estrógeno.

Multiplico mis WassyKuskilla,

para revolotearme  en tu nariz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Wassy zigzag

1 julio, 2018