Brisa en qasiwi*

Tendida en el aire,
dos faros señalaron,
la brisa en mi cuerpo.
Sin un principio o final,
la eterna noche,
se posó en los bordes de mi boca.
Un respiro me palpitó,
los corazones salientes.

La cordura se me desnudo,
en los rincones más queribles
y el canto del pájaro me abrazó.

Embriaguez venida con tu voz,
mis pechos se entregaron a la perdición.
Bajo la suavidad de la última gota,
tus brazos me envolvieron de delirio,
un horizonte se despertó,
y me acogió con un deseoso manantial.
Tendida en el aire,
ese destiempo me cubrió
en un jocoso amanecer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Guitarra y chacarera

29 abril, 2019